]]>

« Inicio | Zeferina tiene visiones » | Los peligros del celular » | La vi allá (6) » | Tortas de chicharrón » | La vi allá (5) » | Confesión con el padre Néstor » | Zeferina hace contacto » | Micaela quiere ropa » | La ví allá (4) » | Silvia busca nuevos aires »

lunes, agosto 29, 2005

La metamorfosis de Zeferina

Cuando llegamos a hablar Micaela y yo con Zeferina, nos encontramos que ahí estaba también Ontiveros, sujeto que se decía experto en exolingüística pero que vivía de decir la suerte con la baraja española. Zeferina estaba en su recámara, envuelta en una alfombra sobre la cama. Ontiveros estaba al pie de la cama en actitud de oración. Unas velas y unas pajas de incienso completaban el cuadro.


Al sentir nuestra presencia, Ontiveros se levantó y nos conminó a salir de la habitación.


—Maha Deva está en una importante fase de transformación y no la debemos interrumpir—, nos susurró con tono de gravedad, una vez que estuvimos en la sala.


—¿Cual majadera? ¿Y por qué tiene a Zeferina envuelta en la alfombra?—, preguntó Micaela.


—Maha Deva es el nombre espiritual de nuestra hermana que, como la larva, saldrá convertida en mariposa de esa crisálida.


Debí haberlo sospechado. El río revuelto que traía Zeferina en la cabeza resultaba para Ontiveros una magnífica oportunidad para pescar y seguramente no la iba a desaprovechar por razones tan banales como la ética. Lo que no alcanzaba a explicarme era cómo había llegado ese tipo a controlar a Zeferina al grado de tenerla inmóvil varias horas, envuelta en una alfombra. Decidí hablar con su madre.


—Es que me dijo que él la puede ayudar a que esas visiones sean más claras y puedan ayudar más a la gente—, me explicó la madre, un poco acongojada—. Ya ve lo que le pasó a doña Meche con el Rayo Veloz.


—¡Pero ese tipo es un charlatán y un farsante!—, repuse, suponiendo que ese argumento sería suficiente para que doña Matilde lo expulsara de su casa sin más miramientos.


—Pero es que también me dijo que conoce a un productor de Televisa, que pueda ayudar a mi Zefe a tener su programa de televisión, como las niñas de Rebelde.


Tuve que rendirme ante ese razonamiento tan contundente: ¿qué madre no haría hasta lo imposible para que a sus retoños se les abrieran las puertas de la fama y la fortuna? Salí de allí decidida a hablar con la tía Asunta y revelarle lo que me había contado Zeferina.


Envía por correo esta nota



Recordar mis datos (?)



Todos los datos personales que proporcione aquí estarán regidos por la política de confidencialidad de Blogger.com. Más...

Hola Gina

Como Zefe no hay dos.... deveritas

Saludos

jajaja no pues quien sabe

No te quedes callado

 

¿Quién soy?

  • Yo soy Georgina
  • de Mexico
  • Quisiera ser heteróclita e indefinible: no me gusta que me encasillen. Claro, la sociedad ya tiene una casilla bien definida para gente como yo. En todo caso, no seré yo quien se meta por su gusto en ella.

  • Mi perfil (de frente)
Diseñado para Blogger
por Blogger Templates