]]>

« Inicio | Una carrera promisoria » | No tires la sal, Micaela » | La vi allá (2) » | David se enfrenta a Goliath a galletazos » | Eres grande, Micaela » | La vi allá (1) » | Una historia ejemplar » | Una verde mirada » | Comunicado de prensa » | El fin del mundo no está lejos »

viernes, agosto 19, 2005

La vi allá (3)

Cuando la volví a ver, una semana después, supe de inmediato que no era una mera coincidencia. Digo, porque además de la casualidad de encontrarnos dos veces seguidas, ahora ella estaba en la zona que a mí me tocaba atender. ¿No era eso una señal muy clara de que había algo? Entonces, a la primera oportunidad que tuve me acerqué a ella y la saludé como si nada, tratando de disimular el nerviosismo que me causaba su mirada tan profunda.


Cuál no sería mi sorpresa al descubrir que ella también me recordaba de la vez anterior y que al rato ya estábamos platicando de grandes cuatas. Me encantó su naturalidad, su desenvoltura (Carlos siempre me dice que, para ser modelo y edecán, soy demasiado tímida) y sobre todo su audacia de pedirme el teléfono para invitarme a salir "un día de estos". Yo misma se lo apunté en su agenda y, cuando ella lo leyó, puso una sonrisa que me hizo sentir mariposas en la panza... bueno, un poco más abajo en realidad.


Me habló al día siguiente, como al mediodía. Lo bueno que esa noche Clara no se había quedado conmigo y así tuve libertad de platicar con ella un buen rato. Era periodista, hablaba idiomas y por lo visto había leído mucho. Después me adivinó que yo era géminis y me estuvo diciendo cosas de mi signo, que eran bien ciertas. Por fin quedamos de vernos esa misma noche en el lobby bar del María Isabel. La tarde se me hizo eterna.


Al día siguiente desperté con una sensación extraña: había estado platicando y tomando toda la noche con Gina y, sin embargo, no acabamos en la cama. Como a las tres de la mañana ella me vino a dejar a la casa, nos despedimos apenas con un tierno besito en los labios y eso fue todo. ¿Estaba perdendo mi encanto? ¿Es que ella no me deseaba? No, no era posible; había visto en ella signos de que sí quería, pero... Decidí que la próxima vez que nos viéramos sería en mi casa, para tener más intimidad. Cosa rara, después, cuando me estaba bañando, me descubrí cantando en la regadera.


Envía por correo esta nota



Recordar mis datos (?)



Todos los datos personales que proporcione aquí estarán regidos por la política de confidencialidad de Blogger.com. Más...

Hola Georgina, me dio risa tu coemntario, si pudieras verlos comentarios que este tipo deja en los blogs, a las mujeres les dice princesitas, todo un galan el Mr. y a los hombres de hermano, para mi que se le chamuscaron las neuronas.

Interesante blog, es muy fresco y facil de leer, en cuanto a tu post, te puedo decir que no hay mejor acercamiento hacia una persona que el que un mismo hace, si esperamos a estar seguros, puede que se pierdan oporyunidades, suerte en tu conquista, te estare visitando para ver como vas.

Saludos.

yo tambien te estare visitando, ya no espero a leer La vi allá(4). No hay amor mas puro que el de dos mujeres, lo amo

Gina...
Los 3 capitulos de "La vi allá", muy interesantes.
Volvere...

No te quedes callado

 

¿Quién soy?

  • Yo soy Georgina
  • de Mexico
  • Quisiera ser heteróclita e indefinible: no me gusta que me encasillen. Claro, la sociedad ya tiene una casilla bien definida para gente como yo. En todo caso, no seré yo quien se meta por su gusto en ella.

  • Mi perfil (de frente)
Diseñado para Blogger
por Blogger Templates