]]>

« Inicio | Micaela quiere ropa » | La ví allá (4) » | Silvia busca nuevos aires » | Amo a Gmail » | La vi allá (3) » | Una carrera promisoria » | No tires la sal, Micaela » | La vi allá (2) » | David se enfrenta a Goliath a galletazos » | Eres grande, Micaela »

lunes, agosto 22, 2005

Zeferina hace contacto

Hace unos meses, Zeferina, la hermana de Micaela, estuvo desaparecida dos semanas. Los primeros días sus papás no se preocuparon, pues supusieron que se habría ido con su novio, como ya había hecho otras veces. O que se habría ido a Apaseo, donde a veces trabajaba en casa de doña Mercedes y de donde regresaba muy satisfecha, con un buen dinerito. Pero esas veces no llegaba a dilatar más de cuatro o cinco días. Así que esta vez, a los diez días de desaparecida, su familia sí empezó a alarmarse.


Pero Micaela no parecía preocuparse mucho por la suerte de su hermana.


—De seguro ya se fue al otro lado; siempre hablaba de irse al otro lado. ¿No hasta se pintó el pelo de güera quesque para que la confundieran con gringa?



Y en apoyo de su teoría, Micaela citó el hecho de que Zeferina había vuelto a sus clases de inglés.


—Chance y hasta ya se pescó un gringo por allá.


Por el tono supuse que las dos hermanas de por sí no se llevaban muy bien. Pero no quise ahondar en el tema pues tenía mucho trabajo pendiente y ya sabía que las pláticas de Micaela podían ocupar toda la mañana.


Cuando regresó Zeferina, a las dos semanas, contó una historia extraordinaria: había sido secuestrada por extraterrestres, que se la llevaron a bordo de un platillo volador a un planeta desconocido, donde la sometieron a numerosas pruebas clínicas. Después de borrarle la memoria de esos días, dijo, Zeferina fue devuelta en una milpa, no muy lejos de donde para la Flecha, así que pudo regresar sana y salva a su casa.


A mí la historia me pareció bastante contradictoria. Primero porque no creo en visitas de extraterrestres; en segundo lugar, porque si efectivamente le borraron la memoria, ¿cómo es que recordaba haber estado en una nave espacial alienígena? Pero yo no quise meterme en ese delicado asunto. Sobre todo cuando, tiempo después, resultó que la muchacha estaba embarazada y ella empezó a asegurar que debía ser obra del Espíritu Santo pues ella seguía siendo virgen.


—¿No habrán sido los extraterrestres?—, me preguntó en una ocasión Micaela, a quien por primera vez vi preocupada por su hermana. Pero supongo que la mirada que le eché no fue suficiente para convencerla de que era inútil que insistiera en esa idea.


—¿Y si tiene un hijo extraterrestre? ¡Ay, no, qué feo! Imagínese que saliera como el i ti...


En esos momentos yo estaba trabajando en un difícil texto de química, para el que necesitaba toda mi concentración, así que decidí no hacer caso de las interrupciones de Micaela que, escoba en ristre, estaba recargada en el quicio de la puerta de mi estudio. Pero finalmente me di por vencida, pues ella seguía divagando en voz alta, impidiéndome distinguir entre ácidos y sales, así que apagué la computadora y le pedí que aprovechara para darle una barrida al estudio.


Ahí no paró la cosa, claro. Días después, las dos chicas fueron a verme pues Zeferina tenía "unas revelaciones" y yo, claro, como periodista, era la más indicada para recibirlas. Ahí fue cuando lamenté no haberle hecho caso a mi abuelo, que quería que me metiera de corista del Blanquita. No porque me viera con grandes dotes para la farándula, sino porque calculaba que así él podría tener la entrada franca al burlesque. Pero ya estoy divagando. El relato de Zeferina, en efecto, fue estremecedor pero, por desgracia, ya se me está acabando el espacio, así que lo dejaré para otra ocasión.


Envía por correo esta nota



Recordar mis datos (?)



Todos los datos personales que proporcione aquí estarán regidos por la política de confidencialidad de Blogger.com. Más...

Me gustan las historias que escribes, me pienso si serán verdad o ficción o una mezcla o quizás todo lo contrario..Saludos

Hola Gina

Pensaba que la idea de Micaela de comprar ropa presidencial ya era muy divertida, pero ahora su Hermana Zeferina, literalmente "se volo la varda"
Que envidia el no conocer a nadie de por aqui que haya sido "abdusido" por extraterrestres

Por favor no dejes de tenernos al tanto de las "revelaciones" de los extraterrestres a Zeferina, estare muy al pendiente de Leerlas.
Mientras tanto un saludo desde las calidas tierras Bajacalifornianas


Lalo

Muy "Peculiar" tu pueblo. Personajes folklóricos y jocosos. Me encantan estas historias, pero ¿será alguna sublimación?

¡Bandera Arcoiris! Con razón las imágenes incluyen cierta belleza femenina. Habemos obtusos con miopía mental.

me parece que zerafina, ha de haber visto alguna pelicula de marcianos americana, pero igual que mala onda que tan cahvitas se embarquen y adquieran una responsabilidad tan grande espero terminar de leer la historia para poder dar una opinio mas completa, me parece que escribes bien.

No te quedes callado

 

¿Quién soy?

  • Yo soy Georgina
  • de Mexico
  • Quisiera ser heteróclita e indefinible: no me gusta que me encasillen. Claro, la sociedad ya tiene una casilla bien definida para gente como yo. En todo caso, no seré yo quien se meta por su gusto en ella.

  • Mi perfil (de frente)
Diseñado para Blogger
por Blogger Templates