]]>

« Inicio | Desventuras domésticas » | Desventuras automovilísticas » | La estrategia de Felipe » | La solidaridad del padre Néstor » | Not A Wonderful World » | La vi allá (7) » | Las reglas del juego » | Exolingüística para principiantes » | La metamorfosis de Zeferina » | Zeferina tiene visiones »

miércoles, septiembre 14, 2005

Reflexiones de una trujamana

Muchas personas me felicitan —e incluso me envidian— por trabajar por mi cuenta, por ser, como dicen quienes no sienten prurito por usar anglicismos, free lance, en memoria de aquellos lanceros medievales que ponían su habilidad marcial al servicio de quien mejor pagara. Ahora diríamos mercenarios, si esta palabra no llevara una carga negativa que la emparenta con prostituta.


Sí, me llamo Gina y soy mercenaria de la tecla. El arte que ejerzo es el del trujamán, si queremos emplear esta palabra tan poco usada pero tan clásica que hunde sus raíces en el arameo. Soy también pontífice de oficio: construyo puentes de uno a otro lado de los fosos que separan pueblos y culturas, derribo barreras y echo por tierra los muros que impiden comprender lo que nos dicen los bárbaros del norte.


Las palabras son la materia prima de mi oficio. Son lo que la madera al carpintero y la harina al panadero. Talladas, pulidas y amasadas, las palabras son los ladrillos del puente que permite el tránsito de significados. No para ahí mi arte. Así como el ingeniero obedece a las estrictas leyes de la física al levantar sus obras, mis palabras deben plegarse a los rígidos dictados de la gramática en sus varios capítulos: sintaxis, prosodia, morfología, ortografía, cada uno con apartados e incisos que exigen respeto por cuenta propia.


Digo que soy mercenaria de la tecla por sinécdoque: la tecla como representante del teclado y éste, a su vez, de la computadora completa. Por muy breve tiempo lo fue de la máquina de escribir; una vieja Olympia que usé para mis primeros trabajos antes de adquirir mi primera computadora. Pero mi arte no está en la máquina, como lo he podido comprobar al practicarlo en diferentes aparatos. Tampoco en los dedos, pues existe la posibilidad de ejercerlo en forma oral, dictándole a la computadora mediante un micrófono y un programa de reconocimiento de voz. Alguna vez, confieso, exploré esta posibilidad, que descarté por faltarme la paciencia para entrenar al programa de marras para que reconociera los matices de mi voz.


Mi oficio reside en el cerebro, no sé si concentrado en un macizo de neuronas o desperdigado por sus dos hemisferios. Residiría en el espíritu o en la mente, si yo supiera el significado preciso de esos términos tan manoseados. Su fundamento es el conocimiento de las equivalencias entre pares de palabras de diferente lengua. Continúa con la comprensión de esas mismas palabras en diferentes contextos y culmina con la familiaridad y conocimiento íntimo de los contextos.


Por ello mismo, desconfío de las posibilidades de la traducción automatizada. Si bien ignoro al dedillo todo lo que se refiere a la inteligencia artificial (término que estoy tentada a calificar de oxímoron), efectivamente dudo que se llegue a producir un sistema que distinga matices, establezca diferencias de tono y de contexto, detecte ironías y giros idiomáticos, analice referencias culturales y que, después de hacer todo esto, tenga la capacidad de trasladarlo a otra lengua.


Ergo, tengo chamba para rato. Por muy apurado que fuera el ritmo de extinción de las lenguas, por muy acelerados que sean los avances en el dominio de la traducción automatizada, éstos no alcanzarán a dejarme fuera de la jugada. Lo único que podría dejarme sin chamba sería dedicarle más tiempo al blog que al trabajo, así que mejor me pongo a trabajar.


Envía por correo esta nota



Recordar mis datos (?)



Todos los datos personales que proporcione aquí estarán regidos por la política de confidencialidad de Blogger.com. Más...

Y si aún asi fuera...todavía te queda el cerebro..con eso tienes, te basta y sobra. Felicidades, por tu mágica forma de escribir. Saludos!

Hola Gina

Ay caray, hoy aprendi palabras que no habia escuchado antes( sorry por mi "rebusnancia")

Cuando escuche el significado de la palabra freelance (lanza Libre) tambien pense en los antiguos Samurais, que al perder el favor de su señor, se volvian mercenarios o "ronins"
si mal no recuerdo ahora a los modernos samurais se les llama "Yacuzas" y los reconoces por tener amputado un dedo de su mano (generalmente el anular)

Mira nada mas de lo que se acuerda uno cuando te lee

Que te sea leve

Saludos

Gina

Tu solo eres periodista y amante de la palabra, eso es todo...

BESOS

Prefiero trujumana a free lance.
Saludos

Pase a verte...

VIVA MÉXICO !!!!!!!!!!!!!!!

Besos

Como todo un buen guarin, me sorprende agradablemente el ver todas esas palabras que adornan nuestro idioma, mi correo guarin60@hotmail,com, y/o guarin60@yahoo.com. Felicidades.
Prometo usar aun mas el diccionario.

Hola mi novio y yo quisieramos tatuarnos nuestros propios nombres en arameo pero por este medio no sabemos como buscarlos tal vez si tu nos ayudas a descubrir nuestros nuestro nombres en este idioma tan antiguo pero tan poco usado por algunos humanos..Nos harias un gran favor gracias.

No te quedes callado

 

¿Quién soy?

  • Yo soy Georgina
  • de Mexico
  • Quisiera ser heteróclita e indefinible: no me gusta que me encasillen. Claro, la sociedad ya tiene una casilla bien definida para gente como yo. En todo caso, no seré yo quien se meta por su gusto en ella.

  • Mi perfil (de frente)
Diseñado para Blogger
por Blogger Templates