]]>

« Inicio | Cine para principiantes » | En el café de Li » | Una muerte en la colonia » | La doble vida de dom Gerundio » | La confesión de Zeferina » | Los riesgos laborales y cómo evitarlos: primer int... » | La neta del planeta » | El principio de las pirámides » | Memorias del clintonismo » | ... »

lunes, octubre 10, 2005

Amor homosexual

Creo que fue Oscar Wilde quien definió al amor homosexual como “aquel que no se atreve a decir su nombre”. Y si no fue él quien lo dijo, ya sé que no faltará un sabelotodo que me corrija la plana.

Aceptar esta definición es un proceso doloroso. José Emilio Pacheco señalaba en Las batallas en el desierto la estupidez de que el amor que sentía su personaje fuera pecado. ¿Por qué, si el amor es una fuerza liberadora, hemos de mantenerlo escondido y reprimido? ¿Por qué habríamos de sofocar nuestros sentimientos por otra persona, sólo por el hecho de ser de nuestro mismo sexo?

Tratar de responder a estas preguntas es meternos en el berenjenal de los prejuicios sociales y los anatemas religiosos. Es hablar de la doble moral que suele aplicarse y que permite que los hombres se deleiten con escenas de amor lésbico y sientan repugnancia por un hombre que manifieste atracción por su mismo sexo. Incluso podríamos preguntarnos si la excitación que sienten con la porno lesbiana no es un disfraz de una atracción homosexual latente (o por lo menos de una curiosidad inconfesable). La femenina, en todo caso, es una homosexualidad menos anatemizada que la masculina.

Pero en la práctica eso no le da ninguna ventaja a una mujer lesbiana. Sigue acechando en la obscuridad en busca de indicios de que el objeto de su afecto comparte su misma inclinación. Su misma preferencia, por decirlo con términos al gusto de la corrección política, que quiere ver una característica cultural en un determinismo genético.

¿Y qué sucede cuando, en un arranque desesperado, deja de otear y decide comunicar sus sentimientos a otra mujer, sin importarle ya lo que ésta pudiera responderle? Eso depende totalmente de la situación específica, pero si los cálculos no fueron correctos, si no fue acertada la lectura de indicios y señales, si se equivocó al interpretar gestos y actitudes, la mujer lesbiana que se abre puede resultar profundamente herida.

Claro, los golpes convertidos en experiencia nos van dando una especie de sexto sentido que nos afina la identificación mutua. Los frentazos sufridos en la adolescencia —o aun antes— nos van enseñando que el amor es muy bonito, pero hasta cierto punto. Que la intimidad que comparten las amigas íntimas se detiene en determinado umbral infranqueable. Que no podemos andar por la vida diciéndoles a todas las mujeres que nos gustan que queremos todo con ellas, so pena de vernos condenadas al ostracismo.

No es de extrañar, pues, que haya tantos homosexuales —hombres y mujeres— que viven en el asfixiante clóset de un matrimonio de apariencias, de relaciones heterosexuales establecidas para taparle el ojo a un macho intolerante, que se siente facultado para determinar a quiénes podemos amar y a quiénes no. Que quiere obligar al corazón a realizar un examen genital antes de expresarse.

A mí en lo personal no me interesa el matrimonio y el debate que algunos partidos quieren abrir para permitir el enlace homosexual en nuestro país me deja fría. Y ya hay demasiados chistes homofóbicos sobre este asunto para que yo me moleste en transcribir aquí alguno. Pero pienso que sería un enorme paso hacia el reconocimiento no sólo de nuestros derechos, sino sobre todo para la aceptación de que un importante sector de la población es homosexual y de que no es justo que siga llevando una vida sexual prácticamente al margen de la sociedad.


Envía por correo esta nota



Recordar mis datos (?)



Todos los datos personales que proporcione aquí estarán regidos por la política de confidencialidad de Blogger.com. Más...

Definitivamente muy interesante tu planteamiento. Ya no es homosexualidad por si misma, sino toda una construcción de paradigmas y formas inamovibles que contraen un caracter de infecto hacia lo asimilado y asumido como "normal". Exacto, el problema es el supuesto de "normalidad" y el peso que por desgracia le damos. En un afán de aceptación y mutualidad, nos engarzamos en un círculo vicioso tan desagradable, que llega un momento que cargamos tanto sobre nuestros hombros, que nos hundimos en la cienega. En fin, como dijera algún pensador que no recuerdo, no hay posibilidad de un mundo mejor, tan sólo uno diferente, pues lo que cambia son los juicios de valor, no la constante de equilibrio entre el miasma y la virtud, entre lo perjudicial y lo benéfico.

Muy bien, muy claro, de acuerdo en todo.

Deberias dar continuidad a los comentarios que dejamos.

Bye

Gina

Un post muy profundo, creo que las preferencias de cada persona (en todos los sentidos)deben de ser respetadas y aceptadas por nuestra sociedad, desgraciadamente nuestra hipocrecia y cerrazon (sin contar los traumas heredados)nos han puesto en la cara una falsa mascara de moralina anticuada.
Ahora que te voy conociendo y veo que te agrada el buen cine, te recomiendo una pelicula que vi hace ya casi 20 años, el nombre de esta pelicula es "La consecuencia" si mal no recuerdo es una pelicula austriaca, filmada en blanco y negro, donde se narra las visicitudes de dos hombres que deciden ser pareja en una sociedad que no acepta el que sean diferentes, una excelente pelicula, pero un tema muy comun en todas las sociedades.

Saludos

Como dijo Luis Spota...mmm, como dijo?..jajaja..no recuerdo, pero algo dijo al respecto...la versión vulgar es "cada quien su onda", respetable toda en todos los sentidos. Buen post. Saludos

Hola, Georgina:
Yo también escribí sobre lo mismo, aunque desde otro enfoque.
Te deseo mucha suerte y mucha felicidad.
Besos,

El gran problema es la ignorancia. Y no me refiero a que la gente no lee, sino a que en general la gente en México no conoce homosexuales (al menos gente que se autodefina como tal). Y por eso cada quien genera en su cabeza una idea de homosexual similar a la que uno pueda tener de un extraterrestre.

Creo que conforme más homosexuales decidan "salir del clóset" y la gente comience a convivir con ellos, se irá entendiendo que sus peticiones no son más que un reclamo de justicia y equidad.

No somos ciudadanos de segunda clase para que se nos niegue un derecho que es para todos. Es indiscutible, no hay argumento para evitar que decidamos unir nuestras vidas por la via legal a otra persona de nuestro mismo sexo. El matrimonio no confirma el amor, pero los derechos y ventajas que te da el ser legalmente compañero de alguien es nuestro derecho.

NI QUE DECIR LA VIDA ES UNA Y HAY QUE VIVIRLA COMO UNO SEA SIEMPRE Y CUANDO NO LE FALTE EL RESPETO UNO A LOS DEMAS SALUDOS

Hola, sólo curioseando, tienes buen estilo y mucha claridá, me gustaste.

En cuanto al tema tratado:
¿Cuantas parejas heterosexuales no tienen problemas y broncas, familiares, laborales y sociales, tan sólo por la elección que hicieron? (2 ejemplos: El chico de mi hermana es persona nongrata para la familia. La persona con quien salgo es archienemiga de mi jefa de la oficina.)

Vamos, la opresión, el autoritarismo, el querer uniformar, o querer que las cosas sean como-deben-ser (cuando coínciden con la propia voluntad, por supuesto), no son actitudes que sólo afecten el trato hacia los homosexuales.

Y en todo caso, ¿no es ya sexista elevar con orgullo por encima de otra a una preferencia particular?, ¿has visto alguna vez una marcha del macho-pride?, ¿que no somos todos seres humanos?, ¿qué el amor no puede expresarse también sin sexo?

Yo amo a los seres de mi mismo sexo (y de cualquiera) con los que logro comunicarme profunda e/o íntimamente, por desgracia en mi infancia me implantaron cierta visión del intercambio físico... Y digo por desgracia, porque reconozco que se trata de prejuicios, no porque me sienta mal al respecto.

No me es difícil, sin embargo, imaginar mi situación si también me provocaran deseo los hombres. De seguro me la pasaría de cama en cama, privilegiando tríos y orgías de toda clase. Lo que sí me es difícil imaginar, es que me dejaran de gustar las chicas, que una vez abierta mi sexualidad a toda la humanidad (excepto menores de edad, ¿por qué?), encontrara que una mitad de la misma, carece de interés.

Vivimos en la sociedad de los fetiches, ¿cómo que sexo sin cadenas?, ¿o sin látigo?, ¿o sin el factor asiático?, ¿o sin una cinturita perfecta?, ¿o sin máscara?, ¿o sin piernas depiladas?, ¿o sin el/la otro/a?

Saludos

pues buena onda de este repunck que se comunica profunda e/o intimamente, sin poder darse a entender... alguien me puede explicar que dijo? porque no se sabe si quiere todo con mujeres y/u hombres

Repunck: No sé si te das cuenta de que al identificar la homosexualidad con la promiscuidad ("De seguro me la pasaría de cama en cama, privilegiando tríos y orgías de toda clase.") estás perpetuando el mito/prejuicio de que la homosexualidad es una perversión.

Y claro que no hemos visto marchas del "orgullo macho" pues no son necesarias: vivimos en una sociedad que desde todos los ángulos nos bombardea con mensajes dirigidos a los heterosexuales, ignorando la existencia del 20 o 30 por ciento de la población. En los medios de comunicación, en las canciones, en todas partes se da por sentado que las parejas son heterosexuales. Por eso es necesario elevar las pancartas, para que los demás recuerden que "es posible otra sexualidad".

En fin, tampoco quiero abundar mucho en mi respuesta, pues reconozco que es muy probable que no haya entendido lo que quisiste decir.

Gina, nope, yo no confundo, sé que ya soy promiscuo (y tampoco le veo lo perverso a la promiscuidad), y si a eso le añadiéramos además la eliminación de mis prejuicios personales, sé que se pondría divertido. ;-)

Para mí no es tan evidente que el bombardeo mediático sea para heterosexuales. O sea, ¿ya viste las y los modelos andróginas y andróginos que las marcas y los marcos están empleando para promoverse?, vamos, los dueños del capital y la política tienen varios targets, y lo saben, y son descarados incluso escondidos detrás de su discursito oficial.

El punto de encuentro entre nuestros argumentos es el siguiente: creo que quise decir que (digo, estaba un poquito marihuano): El autoritarismo y la persecución al indisciplinado (o al diferente), son instituciones profundamente arraigadas en nuestra sociedad, y contra las que hay que luchar desde todos los frentes, pues todos (en mayor o menor medida) somos víctimas (y perpetradores) dello.

Las luchas por la diversidad, por la aceptación, por la convivencia abierta y honesta, deben librarse todos los días, y creeme que amo a la comunidad gay por ser un ejemplo.

Ahora bien, en cuanto al orgullo. Hay cosas de mí que nunca estuvieron en mis manos: nacer blanquito por ejemplo, igual que nacer niño, o el haber tenido procreadores muy educados, o el ser hijo de una mexicana, y por lo tanto mexicano. Es por eso que en realidad nunca iré a una marcha para felicitarme por ser blanco, por ser hombre, por haber tenido bases educativas en casa, o por ser mexicano. Son cosas que se dieron.

Si todos somos seres humanos, y aceptamos que nuestro deseo (y el de todos) puede manifestarse de maneras diversas, la pluralidad de preferencias sexuales se convierte en una característica más; algo tan natural como el color de piel, o el lugar de nacimiento, por lo que el orgullo en estos casos, se convierte en racismo, patrioterismo, y/o sexismo (y ninguno de estos "ismos" me parece positivo).

Saludos

P.D. También creo que el orgullo podría ser por la decisión de hacer frente a las hipocresías impuestas socialmente, pero entonces muchos sectores podrían unirse a las marchas, y la sexualidad sólo sería una de las facetas.

Repunck: Qué bueno que admites que estabas marihuano cuando hiciste tus comentarios chovinistas; con eso me evitas la molestia de refutar punto por punto los prejuicios que caracterizan a la mayoría de la sociedad y que tan confusamente expresas en tu comentario.

Supongo que sabes qué personaje era Chauvin y de qué obra, así como porqué se acuñó el término Chauvinisme después del primer imperio francés.

Debo entender entonces que el diálogo se termina con la descalificación. Te agradezco el espacio.

Arriba Repunck!!
amar sin importar el sexo?? ke??...soy mujer y puedo amar una mujer?? o... soy hombre y me puedo enamorar de un hombre??....mmmm bonita cosa...
al rato, "no te detengas de amar a tu perro y casate con el!, k viva el amor!"

En fín...ahi se ven

la sociedad vive un desekilibrio a causa de su propia lentitud para pensar y ver las cosas, sin embargo existen personas que se adelantan a ello y forman una especie de estudiosos o cientificos o simplemente se creen con derecho a opinar sobre situaciones en las cuales unicamente se venefician a si mismos;¿por que desis que la Homosexualidad es buena, acaso Dios se ekivoca? y que digo de la homosexualidad existen otras cosas que salen de una disputa moral que le falta un resultado saludable,a mi en particualar no me gusta jusgar, tampoco rechazo,pero no puedo decir que algo es bueno cuando se tiene que ver mas alla del mundo en que actualmente vivimos y que a veces lo que queremos escuchar es lo que solo nos veneficia a nosostros mismos, talvez algundia la muerte nos alcance y creo que a donde vayamos no nesesittaremos de nuestro sexo, pero talvez sea una causa de aver llegado a donde llegemos asi como otra infinidad de conjeturas , y todo por creer que seriamos eternos y jugar a ser Dios.

Lo que necesita Paco (o Pako, como él mismo se pone) es sacudirse un poco la ignorancia que le atrofia las neuronas. Una buena forma de empezar sería tomando algunos cursos de ortografía y redacción; pero que tome varios pues se nota su total desconecte con la expresión por escrito de sus ideas.

Esta padrísimo tu ensayo acerca del amor gay, en serio me dejaste super sorpredido, es la onda!!!
sale, bye, ¡¡¡Qué tengas un día extra-mega-hello!!!!

Lo unico que me preocupa de los putitos es que se me anden ofreciendo,no digo estar super güapo pero como abundan cada dia mas....ya nuestros pueblos estan invadidos de puros marikas? Sales para un lado y putos,bas para otro y mas putos,ya parenle?

No te quedes callado

 

¿Quién soy?

  • Yo soy Georgina
  • de Mexico
  • Quisiera ser heteróclita e indefinible: no me gusta que me encasillen. Claro, la sociedad ya tiene una casilla bien definida para gente como yo. En todo caso, no seré yo quien se meta por su gusto en ella.

  • Mi perfil (de frente)
Diseñado para Blogger
por Blogger Templates